Ir al contenido principal

Editorial Municipal de Chivilcoy.




El año pasado se sancionó, a través de una ordenanza, la creación de una Editorial Municipal que tiene como fin promover la actividad cultural y literaria de los escritores locales. Con concursos anuales donde se premiarán en cada período distintos géneros narrativos y, a su vez, rescatando del pasado una obra olvidada y necesaria para la cultura chivilcoyana.
Del primer concurso, cuyos géneros eran cuento y poesía, fueron premiados los libros de Gustavo Tenaglia, Cielo Mastrantonio y Elena Garritani.
Tenaglia maneja en su libro “Mastín napolitano” una escritura precisa, clara y potente. Es un narrador que explora la oralidad y ciertas regiones de la cultura popular. Los relatos de Tenaglia siempre nos dejan una extraña vibración que sucede entre el impacto y la reflexión.
Cielo Mastrantonio publica su primer libro de poesía “Los cielos que me siguen” y un nuevo libro de cuentos “El último refugio”. En narrativa, los textos de Cielo buscan hacer trabajar al lector. Uno debe extraviarse y en ese extravío descifrar la espesura de la historia. Una narración por lo tanto hecha de climas, de fragmentos. De una prosa contundente. En la poesía de Cielo – admiradora de Juan Gelman – vibra en la superficie una música que desnuda, en su profundidad, una fuerte sensibilidad. Los poemas de Cielo son ritmos que dejan la emoción en el cuerpo del lector.
Elena Garritani publica su tercer libro de poesía “En la rueda del sol”. Después de “Sin naufragio aparente” y “Este grano de sal”. Los rasgos fuertes que delimitan la obra de Garritani suceden en una zona de exilio. Los barcos, el mar, los viajes, el cuerpo, el homenaje a los poetas. Y la palabra enhebrando esas experiencias. Ahí, en esos resquicios, sucede la voz de Garritani.
Este año la reedición fue para “El pueblo de Sarmiento” de Mauricio Birabent. Un clásico que narra los orígenes de Chivilcoy pero que, a diferencia de otras reediciones, incorpora el espacio para repensar y debatir no sólo la forma en que fue escrito sino también el sustrato ideológico que sostiene a uno de los libros fundantes de la memoria del pueblo.
La editorial Municipal, entonces, ha llegado para quedarse porque nacida bajo una gestión política – Anibal Pitelli, Rodolfo Amar y Florencia Vaccari – debe excederla, según la ordenanza, en su continuidad. Es decir, ya es parte de la comunidad. Y eso es lo que celebramos.
El 18 de mayo a las 20 hs en el salón del Concejo Deliberante se presentarán los cinco libros.  

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Taller de lectura

Notas de campo: Quinta entrega

La escritura de Alfredo Gómez Morel se funda sobre una vida negada y perseguida. Gómez Morel tiene algo de “El Niño Proletario” de Lamborghini pero, a diferencia de Stroppani, hará sonar, de a poco, su propia voz. Es el desplazado que cuenta. Gómez Morel escribe desde la cárcel de Valparaíso su libro más famoso, El Río, publicado en 1962. La solapa, esa forma de reproducir mitos, dice que estuvo preso más de doscientas veces y que fue custodio de Perón en la década del setenta, un dato, por otro lado, incomprobable. Luego de El Ríoescribió La Ciudad y El Mundo componiendo una trilogía autobiográfica. El río es el Mapocho. Ese hilo de agua, oscuro, que baja de las montañas y atraviesa a Santiago de Chile. Pero el Río, así, con mayúsculas es también un espacio de contención para los pelusas que, poco a poco, irán filtrándose en el mundo de la delincuencia. Gómez Morel en El Ríocuenta, entonces, su vida. La vida de un chico que fue despreciado y golpeado por una madre prostituta; intern…

Notas de campo: Cuarta entrega

Desde que la pelota sale de los pies de Tostao hasta que Pelé dispara contra el arco de Uruguay, sólo pasan seis segundos. Y en esos seis segundos se teje una jugada que quedará grabada para la historia del fútbol. La escena sucede en el partido de la semifinal del mundial‘70, en México. Faltan pocos minutos para que Brasil le gane tres a uno a Uruguay. Las cosas están definidas. No va a pasar nada relevante que pueda alterar el dato objetivo de la historia. Sin embargo, lo que ocurre es un acontecimiento. Es decir, eso impensado que irrumpe para sacudir algo del presente y condicionar, como un fantasma, el futuro. Tostao le pasa la pelota a Pelé. Pelé, a la carrera, encara al arquero uruguayo Mazurkiewicz y en la carrera se ilumina. Deja que la pelota siga su marcha y pase por un lado para, después, hacer un dribling y esquivar al arquero por el otro. Luego, superado al arquero – que tira un manotazo desesperado –, alcanza la pelota y patea con el arco casi libre – un defensor urugu…