Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de agosto, 2007

ADN

La nación empezara a publicar, a partir del sábado, una revista cultural que reemplazara al tradicional suplemento de cultura dominical. La revista se llamará Adn.
Hace unos años, Jorge Lanata publicó un libro llamado: ADN, Mapa genético de los defectos argentinos.
Próximamente, Mario Pergolini conducirá un programa de televisión el Gen argentino, en donde se buscará al argentino más grande, y además el programa intentará "ayudar a los argentinos a definirnos como Nación"
Es llamativo que resurja, de algún modo, y al menos en lo que se refleja desde el título, cierta idea típica del viejo positivismo de tratar de explicar la identidad nacional a través de cuestiones genéticas, biológicas, y no como el resultado de una construcción social y política.
Quizá detrás de esta noción de identidad, se encuentra el presupuesto de una identidad dada, y no el de una identidad construida a través de la lucha política, a lo largo de la historia.

El enigma

Porque hay un enigma. Dicen.

Por ejemplo. Tengo treinta y cuatro posibilidades y un durazno mordido. Las posibilidades me conducen, y, en última instancia, se supone terminan hablando de mí. El dulce, lento, que se empieza a desparramar por los bordes que mis dientes dejaron al morderlo, no. Ni el dulce, ni el durazno, creo, hablan de mí. En cambio, si tomo, supongamos, alguna de las treinta cuatro posibilidades, y no hago caso al dulce, lento, que ahora inunda el resto del durazno, tendré, pienso, la suficiente claridad y sabiduría como para resolver el enigma.

Detrás de la cáscara, del dulce, lento, que se desliza; detrás del durazno propiamente dicho, carnoso; incluso, detrás del carozo cobijado en el seno del fruto – como dice Holderlin, protegido por el silencio del fruto -; hay un supuesto enigma, que más bien es un centro, ajeno, ( un carozo ajeno), que confunde y distrae, pero que no habla de mí. Si tomo, lo repito, cualquiera de las treinta y cuatro posibilidades, estaré, quie…