Ir al contenido principal

Narrar la provincia

Dentro de lo que se conoce como nueva narrativa argentina, es decir, escritores de treinta y cuarenta años que comenzaron a mostrar sus textos después de 2001, ha ido apareciendo, de un modo cada vez más visible, una serie de autores nacidos en distintas provincias argentinas (Córdoba, Chaco, Entre Ríos, por ejemplo). Con sus obras ambientadas en pequeños pueblos o en ciudades del interior, publicando en editoriales prestigiosas de Buenos Aires y de España, han ido construyendo estéticas reconocidas por la crítica y que, sin dudas, introducen, retomando la línea de autores como Héctor Tizón, Daniel Moyano, Mempo Giardinelli, una renovación en el imaginario literario argentino. La renovación no sólo se da por ser narradores que cuentan del interior sino -y esto es lo más importante- por la apuesta estética que imponen. La exploración del vínculo familiar, el entorno natural y la manifestación de la violencia parecen ser , en estos autores, las marcas que atraviesan la escritura. Ninguno de ellos, por ejemplo, queda atrapado por el viejo fantasma del costumbrismo siempre ligado al relato de los pequeños lugares. El espacio geográfico además de portar la marca autobiográfica aparece en estos textos como la plataforma de experimentación de una búsqueda literaria.
Revista Debate

Comentarios

Crespi dijo…
Muy buena nota, compañero.
Abrazo

Entradas más populares de este blog

Nuevo libro

Dos reseñas de Notas de campo:

Revista Ñ: 
https://www.revistaenie.clarin.com/revista-n/literatura/profesores-violin-chivilcoy_0_SyJr0Czae.html

Revista Los Inrocks:
http://www.losinrocks.com/musica/hernan-ronsino-ensayo-notas-de-campo

La descomposición según Sarlo.

Afinidades electivas, Por Beatriz Sarlo, en Ficciones argentinas, Mar Dulce Editora.
El narrador fue testigo casi involuntario de la muerte violenta de su mujer a quien encontró, bajo la ducha, con su hijo. Ocultó esa muerte, dijo que ella lo había abandonado y enterró el cadáver en la quinta donde vivían. Este episodio, que rearticula todo, no tiene una anticipación en las 128 páginas anteriores. La mujer, violada o amante (incestuosa), ha muerto cuando empieza La descomposición pero no se dice nada hasta esas páginas finales, excepto un indicio, al comienzo: “Ya es tiempo de levantar este luto”. Sería fácil señalar que Hernán Ronsino eligió un narrador que calla la escena crucial porque busca tensar el suspenso; o que ese narrador, dispuesto a levantar el luto, no recuerda la muerte hasta el final de la novela. Sin una anticipación fuerte, la idea de suspenso queda descartada, porque el lector no espera lo que nada le indica que va a suceder, ni desea saber más sobre un hecho que i…

Taller de lectura