Ir al contenido principal

La erótica


La erótica del relato más que una antología esuna intervención. Una intervención literaria ycultural que utiliza estrategias de las vanguardiasde principios del siglo XX para devolverle ala literatura aquello que ésta, en su afán porsacudir esteticismos rancios y acercar el arte a lavida, terminó olvidando. La barbarie, ahora, enpleno siglo XXI, ágrafo y virtual, se vuelvecontra sí misma. La barbarie clama por papel,tiene memoria, recuerda que nació del oprobio ydice que toda palabra es política, que el olor delos muertos insepultos la subleva… Frente alimperio de la “mala literatura”, de la inmediatezy el consumismo vacuo, del desprecio de formasy de fondos, esta compilación de relatos absolutamenteheterogéneos y las palabras que lapreceden son un intento desesperado por guillotinarmandatos y despertar en la literatura lapasión demiúrgica dormida. “Lo literario” aquíquiere escribirse –refundarse– haciendo uso detodas sus libertades para llegar a través de lolúdico, el amor, la locura, el dolor o el erotismo,a resoluciones orgásmicas. La erótica del relatoes puro deseo, deseo de futuro. El lector juzgarási esta aventura, que intenta resolver con iracundiala imposible ecuación tramada entre Arte,Orfandad y Crimen, ha valido la pena.Jimena Néspolo y Matías Néspolo

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Taller de lectura

Notas de campo: Quinta entrega

La escritura de Alfredo Gómez Morel se funda sobre una vida negada y perseguida. Gómez Morel tiene algo de “El Niño Proletario” de Lamborghini pero, a diferencia de Stroppani, hará sonar, de a poco, su propia voz. Es el desplazado que cuenta. Gómez Morel escribe desde la cárcel de Valparaíso su libro más famoso, El Río, publicado en 1962. La solapa, esa forma de reproducir mitos, dice que estuvo preso más de doscientas veces y que fue custodio de Perón en la década del setenta, un dato, por otro lado, incomprobable. Luego de El Ríoescribió La Ciudad y El Mundo componiendo una trilogía autobiográfica. El río es el Mapocho. Ese hilo de agua, oscuro, que baja de las montañas y atraviesa a Santiago de Chile. Pero el Río, así, con mayúsculas es también un espacio de contención para los pelusas que, poco a poco, irán filtrándose en el mundo de la delincuencia. Gómez Morel en El Ríocuenta, entonces, su vida. La vida de un chico que fue despreciado y golpeado por una madre prostituta; intern…

Notas de campo: Cuarta entrega

Desde que la pelota sale de los pies de Tostao hasta que Pelé dispara contra el arco de Uruguay, sólo pasan seis segundos. Y en esos seis segundos se teje una jugada que quedará grabada para la historia del fútbol. La escena sucede en el partido de la semifinal del mundial‘70, en México. Faltan pocos minutos para que Brasil le gane tres a uno a Uruguay. Las cosas están definidas. No va a pasar nada relevante que pueda alterar el dato objetivo de la historia. Sin embargo, lo que ocurre es un acontecimiento. Es decir, eso impensado que irrumpe para sacudir algo del presente y condicionar, como un fantasma, el futuro. Tostao le pasa la pelota a Pelé. Pelé, a la carrera, encara al arquero uruguayo Mazurkiewicz y en la carrera se ilumina. Deja que la pelota siga su marcha y pase por un lado para, después, hacer un dribling y esquivar al arquero por el otro. Luego, superado al arquero – que tira un manotazo desesperado –, alcanza la pelota y patea con el arco casi libre – un defensor urugu…